Textos desde 2007 a la actualidad.

Brevedades. Que los Trazos sean flechas
como las que arroja el Inconsciente cuando
nos deja arrojados.

04 diciembre, 2008

Te prometo este cuerno infinito de oraciones,
debo creer que es posible la Poesía.
Digo: -estoy. El espejo confirma
mi Humanidad urgente.
Quedate en el reposo,
en el hambre imperfecta,
en la espera sedienta hasta
que la carne de tu espejo
vuelva.
Dónde poner la orfandad
de tanta Universal lactancia.
Una margarita blanca asoma sin
pretensiones. Comienza el día, es
flor pero ella no lo sabe, nunca lo sabrá.
Unimos las manos, pocas, húmedas.
Tal vez así hayan sido todos los comienzos.
Las Sirenas le cantaban a Ulises,
que muerto de cadenas comprendió
que algo de eso era Poesía.
El espejo, voraz, reclama el misterio
de la imagen. Tendré que meditar
cuánta Humanidad le presto.

11 noviembre, 2008

El Universo sueña tiempo. El tiempo
sueña ser Universo.
Un hombre y una mujer se aman en
la tarde y se saben tiempo, Universo.
Levantaron las manos saludadoras, las otras
quedaron escondidas en los bolsillos.
El viento sabe.
Seré siempre quien soy,
en la obstinada soledad
si es necesario.
Te doy una Palabra,
un vértice en el que
sostener Mundo.
El peso de tu Física, de tu Química.
El peso de tu Peso, de tu Mercadeo.
El peso de este Poema.
Echados por Milenios, no hay moneda
que invite a la fiesta de la razón canalla.
Con tus Fantasmas escribo
el desagravio. ¿Podrás leerme?
La razón expulsa sus verdades,
sólo quedan los Mitos
para refundar Palabras.
Heráclito responde:
-yo no soy , siquiera,
ese Río.
Le rogué a la ausencia que faltara a su cita.

01 noviembre, 2008

No escribo
tirito de palabras,
apenas.
Si Parménides dijera
-éste es mi río,
el río no sería.
Me busqué idéntica,
me encontré éxodo.
Toda identidad paradoja.
La palabra busca su
último rostro y sólo
encuentra exilios.
Mi brújula es artera
cede su timón,
escribe de soslayo para
no destrozar mariposas.
Dios me soborna
cuando me sueña.
Encender instantes
requiere silencios,
lunas y silencios.
Esa tinta inversa clava
milagros
en tres puntos
cardinales.

18 octubre, 2008

Vuelve la ausencia para
devorarme.
Yo me hago clavel
y la confundo.
Adobe, huérfano
de pájaros, también
puedo ser humedad
en tu ventana.
Entre el horizonte
y las horas
vibra la rosa.
Atrapé el tiempo,
esta noche, y me hice
minuto.
Este pájaro me
dice que soy casa.
Además, y después de mi gran Amor,
a vos también te recuerdo.
Me destraza esta noche quieta
de belleza. Toda ella es Trazo.
Cuando no alcancen estas categorías,
con qué otras mentiras diremos
que comprendemos el mundo.
Catedrales de ausencia,
cuerpos sin paz, y a su
pesar, soy esta mujer
radicada piel,
horas,
húmedo temblor.
Elegimos el Lenguaje, ese que
viene a golpearnos en reversa,
y nos interroga.
Te presto mis hombros,
a veces
la carne aloja
tanto como la
Palabra.
¿Y qué clase de Amor te tendría?
Prefiero amar sin clase.
El Universo bosteza, me lo
dicen las estrellas esta noche
de malvón y viento.
La pregunta inaugura la mordida
fatal del tiempo y esta estampida
infinita de segundos.
Lanzados a la segunda intemperie:
construir un mundo, habitarlo.

22 septiembre, 2008

01 septiembre, 2008

Van diciendo el
universo,
despojadas,
cuando las Palabras
se ponen
silencio.
Scherezade hila
tiempo y
suicida Palabras
cada noche
cuando las incendia.
No hay caudal de
Clavel, hay sólo
Aleteos.
Quedó enredado en
su luz,
desbordado lumbre.
su sombra comprende
de tales desatinos
y aún lo espera.
En la boca del
silencio
crecen violetas,
alpes y violetas.
Tengo entre las
manos algunos
Versos,
otros Silencios.
Me cruzan espacio
y tiempo.
En qué cardinal
habitará la
Rosa.
Mírame,
ésta es mi jaula,
tantas Palabras
y un solo
abecedario.
Nací, sé que
nací.
Llegó la puñalada
desde el anverso
de la lengua de
alguien.
Mientras gimoteaba de
leche, la daga
hundía, tímpano
adentro,
el estilete sonoro,
y yo, mordiendo la
única certeza,
me condené
Palabra.

15 agosto, 2008

Olvidémonos juntos,
otra vez.
No hay cantares,
hay trozos que
caen.
Perro que canta
a la luna
no es perro
es luna
mirándose.
Cruz, suelta estos clavos,
soy tu madera.
Te busco en los
espejos, nunca me
encuentro.
Lo mejor que digo
son estos
silencios.
No comprendo la
ausencia si no
regreso.
Y los Trazos siguen,
y aquí estoy, hecha
apenas
pedazo.

02 agosto, 2008

-Aún eres mi reino,
le dijo entre los trigales.
El viento contestó
por ella.
la ausencia es muda,
el amor,
sordo.
Los Trazos no
nombran ni son
nombrados,
suceden mientras
sucedemos, huérfanos
de eternidad.
Habrá un apetito
irreductible,
esa gana con
tiempo,
y habrá mil Adanes y
mil Evas que
vuelvan a
condenarse
vida.
La vida es Nombre,
el bautizo,
expulsión.
Así de solitario es
el peaje.
Sin amapolas,
sin claveles,
sin ungüentos
especiales.
Nos confunde la
ignorancia,
afortunadamente.
El plástico suda
verdades
en los
almanaques,
mientras nos sobran
coartadas para
sentenciar
infinitos.
Voy por esa grulla,
soy papel.
-Gabriel,
cantaba el viento,
y guardaba su sombra
para Amanda.
Cada noche la
sombra de Gabriel
descansa su
ausencia.
Vengo por tu
infamia,
soy ojal
soy viento
Desdémona,
¿Por qué inventaste
Iagos?
Si el Decir
implicara la Rosa,
seríamos
Palabra.
Esos vértices que me
regresan.
Si miro,
soy horizonte.
Me miras y
soy esclava
Si me trasvés,
Soy.
Vengo río, gaviota,
estrellas;
vengo tiza o pizarra
o agua.
Vengo como quieras,
como me hayas
soñado.

29 julio, 2008

28 julio, 2008

Voy con mi osamenta.
Si hay palabras,
voy con mi osadez.
Te presto mi regreso
mientras seguimos yendo.
Hoy le dije a mi sombra
que soltara su
quebranto en manos
de su propia
sombra.
Me gustan los molinos
con viento,
pero sé que los hay
vencidos de metal como
Quijote de
regreso.
Parate en cualquier parte
de mí, y quereme
igual.

Cien gramos de Poesía.

¿Dónde las palabras? Un hacha silenciosa rasga el papel. Cada palabra se incrusta en cada cripta, en esa y no en otra. Cada palabra con destino de nada, o de hueco en el que hacer resonancia.
Palabras consagradas al suicidio de sí, obligadas a remontar intervalos, a trepar por las sombras del detrás, y a revelarse intrascendentes.
La tinta es devorada por los mudos espacios que denuncian la primera
impotencia. El alfabeto.
Cien gramos de Poesía no son nada.
Cien gramos de Poesía son sólo Silencio.



"DECIRES (BREVES ENSAYOS POÉTICOS EN PROSA)". CORREGIDOR

Descrucifixión.

Bajo este crucifijo
hasta mi pecho,
latiendo la última
pereza atea.
Me desenclavo las manos
y lo desciendo
de esa cruz pagana.
Hoy Cristo se convenció,
existo.


"DESAMPARO DE LOS DÍAS". CORREGIDOR.

22 julio, 2008

Colecciones.

Si el año fuera sólo una colección ordenada de meses, días, horas y minutos.
Si la vida fuera una simple colección, una acumulación en donde nada se pierde ni circula. Páginas de mariposas disecadas, o listas de amores de los que sólo quedan nombres o fechas. Todo contenido en un gran libro o en una parábola finita en la que nada puede escapar de su lugar.
Cada cosa en cada mano, en la mano correcta y propietaria. Cada cosa con nombre en cada mano con nombre, y sólo allí, y siempre allí, sumándose en las mismas palmas para siempre, en palmas que el mismo tiempo seca y arruga, hasta que la cosa más viva fenezca entre escamas con nombre y con alcurnia.
Si el amor fuera quedar coleccionado en un día de otoño de una página de un diario de alguien, o en un hijo como un simple emblema de que algo existió, un hijo en la mano correcta y propietaria, en la misma palma que el tiempo seca y arruga, entre escamas con nombre y con alcurnia.
Si cada momento de cada vida fuera contenido entre páginas de álbumes, prolija y estrictamente colocadas. Si cada libro de cada biblioteca feneciera en esas bibliotecas urdidas de tiempos inconclusos. Si los panes reposaran siempre en las mismas paneras y no existieran manos sin escamas para partir y repartir el alimento.
Si todo fuera una acumulación, un simple orden con una propiedad de escamas, de manos disecadas, muertas por el hambre de no dar. Si todo fuera los nombres de las cosas y sus afinidades y todo fuera al fin un álbum eterno, adecuado y propietario en donde ni una sola mariposa aleteara o alguna mano sin escamas diera o gozara.

Si todo fuera así, nada sería, porque en ese lugar no está la vida.



"DECIRES (BREVES ENSAYOS POÉTICOS EN PROSA)". CORREGIDOR.

03 julio, 2008

El invierno es un Oximoron perfecto:
una oscura claridad, y yo lo abrigo.
Qué falta de respeto.

22 junio, 2008

12 mayo, 2008

Faltaron las cucharas o
sobraron las bocas.
Algo cierra mal en
este Álgebra Planeta,
y eso
también es
Escritura.
Triunfante,
como si hubiera
vencido
a la misma muerte,
vuelvo con estos
Versos
delgados
resistentes.
Pende el Universo de
tales férreas
liviandades.

07 mayo, 2008

Hemos elegido al
verdugo para
defender al gallo
de la madrugada.
El verdugo es
hábil.
Réquiem in Pace
para el
gallo.

18 marzo, 2008

Y yo, apoyada en
el picaporte.
Cobarde.
Te sé venir de mí,
a la vuelta de
esta piedra de llanto
que me quedó
de guarida de vos.
Sé cómo alargar tu
sombra de mí
hacia el lugar en
el que
no te alcanzo.

17 marzo, 2008

Naufragan la rosa,
los olores,
los sentidos.
La leche se pasteuriza,
ay del grano de la grana,
la tierra roja, decolora.
No molestemos.
no nos mezclemos,
ecosistemas,
economías,
ecos,
coz,
he.

Extraño.
Ya no queda nada por
sujetar cuando el sol
se pronuncia
octubre.

23 febrero, 2008

Visita itinerante,
sin promesas.
Y yo, cayendo soles,
tal vez le crea.
La tierra es buena
socia para esas
travesuras
que me devuelven
Gitana.
De qué se viste un
Príncipe.
De qué Narcisos
los nombres de
Narciso,
cuando Eco, hecha
viento y amor
desmesurados
se diluye en él
para perpetrar
la mirada.

05 febrero, 2008

He.

Todavía importa una vida, una mano, cinco dedos, una falange. Todavía España está lejos y se consterna, y la aurora camina sobre la corteza buscando su morada.
Hay, aún, guitarras de madera cóncava, y cuerdas como teclados para yemas y uñas de todas las edades. Y puedo derramar este vino sobre tu pecho y humedecerme en él, durante toda esta siesta.
Aún el Gran Hongo no nos ha devorado, aunque las pizarras y las currículas del mercado nos coticen el minuto de espanto.
He descubierto que si enrulo mi dedo en el vello de tu pecho el vino sabe menos amargo, y puedo hacer de cuenta que no hay cuenta regresiva ni reloj imparable y que los diarios dejan de anunciar la muerte de la esperanza.
He advertido que mi cuerpo huele a hembra, aún al borde de este Mundo tan clonado, y, que no habrá, para tus manos, dos que lleven mi nombre.
Me he percatado que tantas veces las moradas buscan las auroras y los ojos los ocasos.
Y creo que a este Mundo DesMundado que fusila y entierra, que DesPalabra y hambrea, lo podemos salvar con el vino derramado en esta siesta eterna.
Lo podemos salvar con el olor humano, mientras mi dedo enreda el vello de tu pecho y el vino sabe, cada vez, menos amargo.


"DECIRES (BREVES ENSAYOS POÉTICOS EN PROSA)". CORREGIDOR.

02 febrero, 2008

Resplandores.

He buscado en vano el resplandor de los utensilios cotidianos.
Ese brillo que haga especiales o distintas las cosas que son el pasaporte diario de mis días.
Mis tenedores, mi esponja azul, la panera de esterilla, el volante de mi viejo auto, la biblioteca de la cabecera de mi cama, este teclado a través del que declaro buscar los resplandores.
Los pasaportes... esos objetos que portan nuestros pasajes, esas rutas ciegas, desconocidas de sí, cargando con nuestra existencia como invisibles soportes.
Quién no recuerda algo como una vieja lapicera o el tazón de chocolate de la infancia o algún reloj.
Quién no recuerda después, tanto después, cuando cada objeto ya no es el pasaje sino el recuerdo.
Entonces digo que los resplandores son cosa del pasado, de la mirada tangencial y retrospectiva, de esa mirada llena de tiempo para detenerse.
En el presente hay circunstancia, tacto rápido, tiempo desesperado y urgente.
En el presente no hay tiempo para los brillos ni para la mirada que prolongue la luz en el espacio.
Los resplandores buscan su espacio en los viejos libros, en las fotos pasadas, en las cajas en las que guardamos los antiguos pasaportes cotidianos como reliquias de algún momento.
Ese viejo sacacorchos que siempre fallaba pero que descorchó las botellas felices. Ese trozo de metal con forma de mariposa, no resplandecía, era frío, inmediato, duro, había que girarlo un poco para que funcionara. Era sólo eso, una cosa que no sabía.
Era, finalmente, una cosa que no sabíamos.


"DECIRES (BREVES ENSAYOS POÉTICOS EN PROSA)". CORREGIDOR.

31 enero, 2008

Soy un poco
Hechicera,
Gitana.
Me gustan las
pócimas de Amor,
los aceites,
los manjares,
los sentidos.
Que mis cabellos
hagan
cascada
más allá de
los hombros
envueltos por el
viento.
Me gustan los
conjuros con las
estrellas, y que
en el Mundo
haya
Magia.

28 enero, 2008

Por qué si te
vi
antes,
no te vi, -dijo el
Príncipe a
Cenicienta,
mientras topos y
calabazas
forzaban tiempos en
el gran espejo
del Amor.

26 enero, 2008

si vivo el día
de la
mariposa, me
apago de
sonidos.
Convertida en
Vigía involuntaria
descubrí que
la noche
empuña
Letra.
La Diosa de los
sicarios quedó sin
vasalla.
La luz es siempre
subversiva.
Me decía de ausencias:
-sembrame de sombras,
y yo le repondía:
-no me quedan.
Apedréame con un
Verso,
tal vez así
despierte.
Guarda la lumbre,
te pido el cobijo
secundando el
olvido,
por un breve
momento,
Guarda la lumbre,
hoy lo busco
entre los
resplandores.
Un milagrito pedía
Milagritos.
La curva de la luz
vertical a su
lecho,
un anaranjado que no
decline
azul
y el arco de su
asombro
como todo el
asombro.
Por hoy, al menos.

22 enero, 2008

Cuando es madrugada
no hay tejado que
se defienda de
la luna.
Extraña pasión ésta
que me deja
expuesta
desde la letra.
Que me desnuda
al precio de
la Palabra.
Sabía chocolate
muérdago,
acero.
Sabía junco,
rueda,
postigo.
Olía laurel,
incienso,
cordura de trigo.
Pero el vino se
bebía uva,
se bebía solo.
Y yo esperando
copa.

19 enero, 2008

En la orilla
siempre
mora
el ala.

El Viaje.

El lenguaje nunca nombra
la sombra,
ese pedazo de mundo
y de hombre que
ocurre atrás.
Hay que cavar un pozo
en la sintaxis,
demoler letras,
y pasar a ese otro lado.
Es posible que el vacío
renuncie a su silencio,
y por una vez
se nombre.

DESAMPARO DE LOS DÍAS. CORREGIDOR.

17 enero, 2008

-Te haré la cama
y mil veces el amor...., dijo.
Y se enamoró del
viento.
Sé mirar a trasluz, sí, a trasluz, Puedo
hacer de lazarillo, de perro verde
de silencios. También cuento baldosas
de balcones con ilustrada precisión,
y sé poner mis manos como cuencas
para beber. No sé si valgan hoy
estos talentos.

14 enero, 2008

En la orilla,
arena,
caracolitos,
meses,
tal vez nueve.
Tanta memoria,
tanto olvido.
Espera debajo
que su sueño
lo vuelva,
escasamente.

Perspectivas.

Guardar todas las
distancias
en un puño,
en un dedo extendido.
Medir el mundo
desde la perspectiva de
un pulgar vertical.
Y descubrir
que el espacio
se flexiona fácilmente
ante una mano.


"DESAMPARO DE LOS DÍAS". CORREGIDOR.

Cadenas.

Despegada de mi
fantasma,
me nombro
para ordenar el tiempo,
hacerme eslabón,
encadenar gestos.
Ahora que mis manos
son mi historia,
¿qué haré con este
tiempo ordenado?


"DESAMPARO DE LOS DÍAS". CORREGIDOR.

Enunciación.

Hablo de la fragilidad
de la rosa
y la nombro,
en todo su destierro
en el sonido absoluto
de la palabra rosa.
Hablo del poder del león
y lo nombro,
en toda su presencia
en el sonido absoluto
de la palabra león.
Y cuando me tengo que
nombrar
me falta el alfabeto
y los ojos que miran
hacia adentro.
Cuando me tengo que nombrar
quisiera que la rosa hablara.


"DESAMPARO DE LOS DÍAS". CORREGIDOR.

05 enero, 2008

Los ojos le plagiaron
el rostro.
Tanta mirada en
una sola existencia.
Por la pura avaricia de
mirar,
sus ojos le robaron el
Mundo.