Textos desde 2007 a la actualidad.

Brevedades. Que los Trazos sean flechas
como las que arroja el Inconsciente cuando
nos deja arrojados.
..........

Y el infinito Trazo se sigue escribiendo.

09 agosto, 2020

A los Pasajeros del Trazo.

Querida Gente, un aviso:
este Blog carga con lentitud, si eso les ocurre y les parece que se les cuelga, esperen, denle una oportunidad a esos tiempos, si lo desean, y así podremos concretar el encuentro.
……………………………..

Me gusta darle una oportunidad a la espera, ese trozo de silencio que siempre habita la Palabra, la creo también una manera de la Escritura.
Si se diera alguna demora será siempre, y entonces, una manera de mi Trazo en esa  otra Escritura. 

Muchas gracias a los Pasajeros del Trazo, a los declarados y a los silenciosos.
Agradezco amorosamente a todos los Pasajeros que sostienen con tanta lealtad su permanencia, soportando mis demoras y hurgando entre Los Trazos para recrear la Letra más allá de la Escritura reciente.

Que ruede la Letra, y que sea posible en su imposible.
Y por supuesto, siguen invitados siempre a vuelta de Pluma.
Mi Abrazo para todos ustedes.
Virginia.
Los Trazos.

Brevedades.

Que LosTrazos sean flechas como las que arroja el Inconsciente cuando
nos deja arrojados.
.......................................

Poemas al Trazo. Letras Breves.

Si la Poesía entrada Silencios da dos taconazos y nos deja
en el lugar más centrado de la Existencia,
es tan Poesía.
................................


Jirones y Brevedades. Bordes y desbordes de la Palabra .
Quien se deje ganar por la flecha del Inconsciente no importa con qué procedimiento lo realice, importa con qué  valentía lo cometa.
Hay Poesía si hay valentía cometida y la voz del ventrílocuo burlando la palabra vacía.
El Poeta se atreve a su ventrílocuo a su pesar, a contra-canon.
Des-trazar, descerrajar la Palabra para entregarla en jirones; desbordes en equilibrio Lírico, epopeya incorrecta, como todo lo Bello.
Entonces tan Bello, tan Poesía, si lo logramos.

Un sollozo juega entre los

párpados

es agua, es tierra diluida,

busca su cauce

Es alarido

Es el rojo que te mira.

Una medusa ve pasar

su llanto

en la mitad de los días

turbios.

Con la herida errante en

el golpe de sal.

Hay un esplendor dormido

una guarda de mar entre

sus bordes

Todo anuncia el balance,

la fruta en la arena

Nace el Poema de la noche.

Una manzana como un mar,

eran dos contigo,

la lluvia los puebla

y durmieron destinados.

Hallar entre las manos nadie,

dirimir el rastro

el azogue,

poner el estupor en los rincones

Acudir

ser escarcha y llama,

precaverse de Dios y del polvo,

huir al centro de las certezas

cada amanecer.

Escribirte hasta entender que

el azar es un puerto perdido, -marinero,

un daga glacial cuando el mundo

se desnuda para verte,

que las plazas no son costas y que

el rocío no es un derecho que

sepa de amaneceres.

02 agosto, 2020

En el turbio huracán, el sudor y

los párpados son disparos de carne,

el llanto en el origen del amor.

Escucho esas mitades.

Acá, del otro lado, está la claridad

que no cede,

la sustancia que hace

a los Poetas.


No hay un resto de amor

ni de vientos

ni de pájaros.

Alguien cubre de odio todas

las sombras,

grava su signo,

hace un pacto final con

todos los finales.

Adónde deshojan estos

días de ceniza.

08 julio, 2020


Ella pactó con el azul,
cien veces caminó los días hasta  incendiarlos
En el jardín, entre la claridad y el vacío que interroga, 
el clavo hondo de la Letra
la hunde en su mar.


Abre su fondo,
es tierra fosforescente
se devora en su fuego,
magma y jaguar,
se cubre con sus pies
hace un nido rojo y se
acurruca,
su origen de agua
convierte el barro
Es la campana y la harina
es de cristal
es esa flor.

Me palpo las manos y este aire me dice
que no es aquí el domicilio de tu ausencia
El aire se cuenta por siglos y yo lo sigo.

Y se pobló de viejos con nombres y amores
algo fue entero y sucesivo,
la incompletud anudada al amor
no hubo desnudez ni espectro
no hubo hospicio en las sombras
No hubo sombras.

28 junio, 2020


-Danos ese pan, corazón de dar,
un polvo de primavera
-Pasa ese pan,
que no sea de piedra el amor
que la fragilidad nos alcance
para tensar el edificio,
y se haga Lenguaje.

Anda de vivir sin pausa
El amor, afuera, diciendo,
no se detiene este vivir adentro
No hay luz en sus zapatos
no hay pausa
El amor diciendo
el amor afuera
No se vuelve de la cuadra
no se vuelve a la cuadra
La muerte volará lejos,
volará lejos
y el amor volverá sin pausa
y la luz en sus zapatos.

Huele a espada el Planeta, a borrasca
a flores rotas en abril
a texto incrustado.
Sabrá del cristal, de la leche de los
ríos esta tierra?

Adobe y miel, la carne que resbala
y existe en la desnudez,
en el viento
No hay olvido, nada atardece,
toda Palabra cae y aroma
Ese era el Idioma nuestro.

Dos lenguas rozándose,
como frutos
como vino derramado
Se enredaban ocasionales,
y esa lluvia primeriza
La tierra celebrada en sus raíces,
y fue vendimia.

Cumple su oficio de piedra,
es un pétalo cruel sin herramientas,
una campana en su sonido
limpiándole el amor a la lluvia,
una estación de polvo,
tal vez una esperanza.

Un trocito en el cristal
y era la luna,
el amor haciéndose señas.
Y la noche se hacía anochecer
la noche se hacía lumbre,
se escondía.

Una pregunta minúscula anida
en sí misma,
es una música que interroga a
su disonancia
Si supiera que es mejor nombrarse
que cualquier majestad..

Ella se deduce de sí misma
tiempo y espacio en este Mundo
embriaguez y potencia
horas en vilo,
huída.

Como un polvo de Dios, como la cal,
como la risa limpia acribillo la oscuridad
en el escalofrío extenso de
la noche terrestre.

Por el ojo de un Astro, ella escribe
hasta ser papel y esencia,
una superficie de Palabras.

18 junio, 2020


Mansa
la piel en avalancha,
son horas de semilla
de fraguar la tinta sobre la tinta,
combatientes y desnudos
curados del instante,
nombrando
siendo nombrados.

Démosle a esa avaricia un
reino manso,
el cobijo de un rincón y
un aroma,
la tregua de una taza caliente
Que el hoyo de su impiedad
le sepa agrio
Alguien abrirá la puerta de
las horas.

Alma, pon tus puñales de sangre en otras
manos, no hay ruido atroz ni medusa
de sal que alcancen el cristal de este Mundo
Hay un llano ardiendo de ecos, algunos
remotos clavados en la sombra, sólo eso.
Ya vuelven la espiga y el sigilo, y esa estrella
solitaria que respira, nos espera.

09 junio, 2020


Esta guerra nuestra es un botín de pozos,
llegó sucia y extraña
tiene manos de Mundo y ojos cavados
envenena su trompetas
su silencio sin pan
las voces desencarnadas.

Sé escribir en el mar
en el fondo del día,
una lírica próxima,
un peligro.
Juego a estar en el borde,
en el día siguiente.
Agito la tapa de la noche
y la bebo,
afuera,
lejana y sin París como
los gatos.

Alguien quieta su olor humano
un piano suena piedra en el aire
la tristeza se arquea sobre el polvo
Ella buscaba esa puerta,
la disonancia del atardecer,
la voz de seda.

Una brasa encendida
un disparo envuelto
un fragmento.
La tierra es un cristal.

Las ciudades rotas enmohecen
y los pájaros migran
Hay que salvar pájaros.

03 junio, 2020


Llegaba como una postal
como un pájaro,
se acurrucaba en la luz
de aquel farol y se hacía
Palabra,
una espiga arropada
sobre el asfalto.

El verano de recién dejó esta herida, una rosa
sin traducir, una calle de plástico, un ramo
de faroles que no encienden. Las cosas han
nacido poco en este otoño.

He tardado en desandar los pliegues,
quién es mar, quién se atreve a sus silencios.
Las horas se embalsaman, yo, entretanto
guardo en un cuenco los perdones secos.

No me dejes libre,
esperemos esas aguas
Abre y despierta esa luz hasta
que lluevan palomas,
despacio,
encendiendo bajito
cada espera.
Una idea entre sombras.

Nada sobra.
Hay una imagen, no la hay,
hay pistas, no las hay.
Hay un alcázar...
Un pozo se hunde en un corazón
sin alfabeto,
sin Palabras,
ilegible
El centro retrocede hasta
el borde y una boca perdida
le habla de amor.

Un Poema abandonado, un Poema en
disputa,
se traduce
dice que está vivo
se recita la casa y sus rincones
transcurre sinsentido,
a medio párpado despierto
come de su sombra.

Me quedo
mientras el otoño transcurre
La flores son afuera como una maldición
tan lejos
tan cerca
Vienen los nombre sin su carne, afuera
tal Lejos
tan cerca.
La Lengua queda dentro, entre
sus papeles
tan cerca
tan cerca.

Giardino mira su mirada, se lee el viaje
entre la yemas, la sombra de otro monstruo,
otro horror entre retazos, no olvida la primera
traducción, el olor a leche de otra tierra.
No nos vamos, somos el viento que se queda.

20 mayo, 2020


Accedo al fuego,
una mañana,
un infinito en
la piedra del
umbral.

Salvo que tú salves
un lugar
una iluminación
la tierra de noche
la vocal en la sed
la traza
ese pocillo
infinito
cada mañana.

Las plantas vuelta
palmas,
una mano sondea
el fondo de un
lirio,
rezando rojo en el lugar
removido
Hoy pulsa la cubierta de
una rosa
mañana ya es
olvido.

19 mayo, 2020


Le cuenta a la vida sobre la ventanita y
los zapatos nuevos,
abraza ese cuarto de tierra buena.
Entre el cielo y la pared estaban todas
las respuestas.

No hay naufragios, hay una huída de sal
Un túnel sin Dios
Un imán prestado
Un frío que se queda sin vivir
Una lluvia de paso de puntillas
y sin rostro.

Una casa de cal y la hojarasca habitan
el vino y el plato,
no hay Dioses ni secretos.
Los perros husmean tierra adentro,
las sombras se golpean los talones,
alguien busca sus manos en el fondo
del olvido,
se deshojan los barrancos
La tierra espera.

No lloren, agiten a su buey Poema
altos los labios de la sed, el toro resiste despojado,
la honda avidez empuja el silencio
Seremos cuando salgamos de las sombras tristes.

Con ojos de barco octubre nos mira. Los días
son continentes. En la espesura, el brillo empuja
y un papel de agua nos escribe el tiempo.

En el centro del Mundo arde una lágrima, escombro
que interroga al metal. 
Si se abraza el hondo imperio de lo inútil y se sube
hasta el cristal, ahí estará la lágrima.

14 mayo, 2020


Ella tiene cinco mares y una estrella,
cinco mares derramados,
cinco sombras,
cinco ausencias.

Una virgen de sal se pega a sus costuras,
sueña con bandidos y barcos rabiosos,
grita sueños y simetrías.
Hay un seco agudo detrás del Océano
y ella lo sabe.

Un día nos escondimos detrás de las palomas,
donde la vida no está escrita ni es jardín,
en el fondo del peligro,
sin la llave.

Seco, sacudido como un recuerdo roto
escucho los puñales.

Salgo a la noche a amparar
mi sombra,
ahora que guardamos los
deshechos,
apilamos las filas,
revisamos los vacíos incompletos
de nada.
Ahora que el tiempo es
un enclave humano que mide
sin medidas los des-tiempos.

Hay llama en las orillas,los cuerpos
son blancos sin miradas.

31 marzo, 2020


Te amo en la pregunta, en
el anzuelo que vuelve,
ya pasarán los ríos y
las cales,
mis hebras van al mar,
van a ese pecho que hunde
y golpea.
En el centro del sabor la tierra
escucha, y es tu voz,
encarcelado de manos
nunca.

Las casas piden un poco de tregua
a los objetos, una sustancia que sea
consuelo y pecho. Pronto arderán los
sonidos. Todo azota en el viento
mientras las flores nos esperan.

Hola Seúl, estoy en tu árbol y no nazco.
Usted abra la verdad y no la mate,
él nos miró, el Mundo miró
Adentro, hay un niño en su zapato.

Vuelve a su carne, a su desnudez,
el miedo huyó por un momento.
La biografía del aire
lo anunciaba.

-Apuntaron. Nos apuntaron sin mirar
el mar, sobre la pequeña estrella y
sobre el árbol, en tu brazo y en todo
el otoño reunido por esta tinta verde.

Momento de sustracción, las voces
se alejan del asfalto
Alguna idea se declara hierba y es
la primera sombra
Dónde está la sustancia que engendra
y subsiste armada.
Todo el temporal es una voz,
un pecho desolado.

28 marzo, 2020


Hasta que caiga en
su cepa, los cuerpos
serán
campos minados
Que esperen los
amores y sus
sombras, la cita de
hoy es el silencio
enfundado,
las tardes sin
esquinas, los besos
sin sus labios.

Los ciervos salen a andar
el Mundo,
mientras nosotros nos
guardamos
para sostener este
hilo infinito.

Alguien come sobre la luna durante
la larga noche. Dónde verter el mar
y el agua desoladas.

La luz clavando sus cristales,
el cactus mira con su ojo de cactus
cómo se incrusta el Mundo sobre
una cruz de jade.

Arde,
la seca laja
hay un vasto que devora,
labios sin vereda
un furor apagado
los perdidos
les perdus.