Textos desde 2007 a la actualidad.

Brevedades. Que los Trazos sean flechas
como las que arroja el Inconsciente cuando
nos deja arrojados.

11 diciembre, 2017

A los Pasajeros del Trazo.

Querida Gente, un aviso:
este Blog carga con lentitud, si eso les ocurre y les parece que se les cuelga, esperen, denle una oportunidad a esos tiempos, si lo desean, y así podremos concretar el encuentro.
……………………………..

Me gusta darle una oportunidad a la espera, ese trozo de silencio que siempre habita la Palabra, la creo también una manera de la Escritura.
Si se diera alguna demora será siempre, y entonces, una manera de mi Trazo en esa  otra Escritura. 

Muchas gracias a los Pasajeros del Trazo, a los declarados y a los silenciosos.
Agradezco amorosamente a todos los Pasajeros que sostienen con tanta lealtad su permanencia, soportando mis demoras y hurgando entre Los Trazos para recrear la Letra más allá de la Escritura reciente.

Que ruede la Letra, y que sea posible en su imposible.
Y por supuesto, siguen invitados siempre a vuelta de Pluma.
Mi Abrazo para todos ustedes.
Virginia.
LosTrazos.

Brevedades.

Que LosTrazos sean flechas como las que arroja el Inconsciente cuando
nos deja arrojados.
.......................................

Poemas al Trazo. Letras Breves.

Si la Poesía entrada Silencios da dos taconazos y nos deja
en el lugar más centrado de la Existencia,
es tan Poesía.
................................


Jirones y Brevedades. Bordes y desbordes de la Palabra .
Quien se deje ganar por la flecha del Inconsciente no importa con qué procedimiento lo realice, importa con qué  valentía lo cometa.
Hay Poesía si hay valentía cometida y la voz del ventrílocuo burlando la palabra vacía.
El Poeta se atreve a su ventrílocuo a su pesar, a contra-canon.
Des-trazar, descerrajar la Palabra para entregarla en jirones; desbordes en equilibrio Lírico, epopeya incorrecta, como todo lo Bello.
Entonces tan Bello, tan Poesía, si lo logramos.
Una cuenta, un cuenco, un pronombre que cae
llevamos imposibles, confundimos cosas con Palabras
El mundo se descifra en las minucias.
Tartamudos entre calles y relojes
aturde esa lluvia sin sal
Cabe tanta nieve en una boca
sin Palabras
nadie camina su sombra los días
de asfalto.

19 noviembre, 2017

Sobre la herida, una almendra
y el olor del alba.
Nadie le habla a su infancia sin tocar las
mejillas de ayer y los dientes que llevó
la leche.
Sanar al aire de la luna sin decir mamá,
es hoy.
Todos son momentos
y los momentos
pasan.
Criaturas roídas en
su nombre
pájaros tristes,
raíces destinadas
a otro mapa.
Escucho los aleteos.
Presa en las manos de siempre
los azahares rojos, los arrabales
del deseo cantándome bajito
desde algún rincón.
El lento abrazo del Poema
Inacabado.
Con tu bala de nada
todo, a todos.
Tu barredor de guerras
no alcanza.

18 noviembre, 2017

Era una carta, un título del universo
una falta del amanecer
y buscaba las puertas en la lágrima.
Aquella tristeza queda en
la casa del frío.
Amémonos en la oscuridad
de la violeta.
-Corazón negro, pedazo duro de humo
gira tu tómbola caimán. Pulido y arrastrado,
en tu vida de laguna cosa la hiedra oxida.
Perros  y lirios en la costura del amor
ocurre olvidarse esa parte de la luna
esa parte de la parte.
Invisible belleza
descuido de velero
mar
abre tu anillo,
tu ojo de león
tu ancla hermana
Sé milagro y testigo.
Escríbeme sobre el reflejo
sobre la cuenta de mí
de cien a uno en orden regresivo
hasta que el destino nos reúna
en el lugar menos establecido.
Ansiosos y prohibidos, éramos tabaco
pecaminoso, barcos sin corazón
objetos de mar.
Cinco sueños,
cuatro mulas de Dios,
tres silencios
Tuvo que soñar
quedarse encadenada
a la lluvia
al aroma del olvido,
disuelta
húmeda
apacible.
Sólo la violencia del lugar obliga
a la belleza
a perforar esa vigilia
y acostumbrarse.
El lazo que ponías a mi cuenta,
complicidad de huecos
manos afuera.
Quién te pide poesía
quiero esa olla  imposible
que resuelvas el guiso de la infancia
tantas manos adentro.
En la batalla, cualquier barro es
Lengua vagando sin cuerpo.
Invoca el mar asida a sus diéresis
un enjambre de pájaros la miran
no hay hilo ni señal.
la rosa desnudada
el minúsculo golpe en el cristal
y los pájaros migrando solos.

23 octubre, 2017

Ahora que la historia es
un mapa en la piel, y crecen
siglos debajo de las uñas.
Destinados a creer, tartamudos
un Mundo tartamudo
Falta cielo
Sobra sangre en la lluvia
Destinados a las hojas secas.
-Tómeme de la rama
yo le doy este dolor de viga
esta noche sin tejados
este debajo sin hermanos
donde no crece el hogar.
La escama hace su bacanal
en el vientre del pez
y luego reza.
Junto lunas y agua
no alcanza,
la noche no se detiene.
Sin ríos ni madre
el nombre dividido
sin deseo,
de cacería
van,
detrás de la locura
y la soga atrás.
Después de tanta lluvia,
tanta lluvia otra.
El último territorio es la
propia sombra.
Sobre la losa, el origen
la aguas clavadas a la raíz
una molécula
Alguien se posa en el centro
de las contemplaciones.

22 octubre, 2017

No cabe tanto mundo y tanta sal
en ese río.
Lejos, el asfalto cuenta calles vacías.
No hay arenas ni pájaros,
no hay mar que diga.
Calcar el mapa de unas
yemas, para siempre.
Consolarse con la mugre
con la nada que cae
como la noche.
Solo,
con los pájaros
haciendo magias con tanto silencio
sembrando cauces
afuera,
dónde.
El hombre de los ojos dice que su torso es nada
que los días son testigos sin brazos
que ha visto parar la madrugada sobre una tabla
que los faros doblan antes de llegar.
Lo nacido se abisma al borde
de una rosa.
Cabemos en esa herida
oigamos la sal
el ruido de hojas secas.
Atado al plástico, eso no es Palabra,
es -paren, es la bala en el musgo.
Un pueblo de perros, todavía,
los mismos solos
los mismos vientos.
Pócima Tribal para la cura.

Manos tibias, algunos
sueños
y el revés de la piedra
la Palabra.
Un hueco de pronombres
La minucia de los días
las horas cayendo.
Lo que cabe en tu boca y esta
lluvia de sal.
Deja su luz en el
umbral.
Mirame, estoy en el borde, ¿afuera tal vez? 
me demoré
me demoraron otros.
Era una herida
un impulso de amor
el viento hacia otra sed.
Marcado en la carne,
sin marcar
con un secreto.

17 octubre, 2017

Lo dijo desde sus plantas. Hemos soltado un viento común y hay tristeza. Ningún pájaro. Hay un pecho de río y relojes de lejos. Algunos confundidos gritan su pronombre. Nada hay. Todo cae al álamo, al silencio del pasto.

16 octubre, 2017

Faltan menos de dos mares
para verte.
No te escribo
ya no te escribo
y sé que Luxemburgo queda lejos
y también sé que no estás ahí,
da lo mismo,
era sólo para decirte
que ya no te escribo.
Tengo entre mis yemas algunos versos de tinta azul
alguna sílabas desbocadas que me exceden
no sé qué hacer con este prolijo desborde.
Los últimos versos
y el puente de lo que
no hemos escrito.
Que pueda decir te amo sin nombrarte
y pase de la Palabra y la retórica hasta llegar
a la imperfección misma del amor.
Una sola medida, un sólo objetivo
perturbar el universo.
La fatalidad de la imagen, a veces,
demora ese Poema.
Adentro, hecha vos
resisto con los dientes
entre las Palabras.
La ferocidad y la justicia
florecen entre silencios.
En la jaula de hojarasca somos sólo
pasajeros ruidosos, con tanto amor
que hasta los breves pájaros brillan.
El guardián del sueño, ese puerto
de llegada.

10 octubre, 2017

Esos espejos y las paralelas de la mirada.
En una parcela te leo,
en la otra parcela te veo 
y chocan los cuatro instantes de la Letra.