Textos desde 2007 a la actualidad.

Brevedades. Que los Trazos sean flechas
como las que arroja el Inconsciente cuando
nos deja arrojados.

25 julio, 2010

ese niño tuyo que duerme su gramática
como una dulce daga.

A Juan Disante, a su Letra de Poeta.

9 comentarios:

mario capasso dijo...

como una dulce daga se podría calificar el recorrer estas palabras que vos proponés, Virginia, y que muchos gozamos y agradecemos,

lobo rojo solitario dijo...

haberá iberá inspirador pantano sensible de sílabas jugando rayuelas paso entre tus versos camalotes floridos
con mi canoa nao no voy especialemnte a ninguna parte me quedo sonriendo sentado en la orilla dibujando ondas con los pies en el agua me mira una rana anegada anonadada y seguro piensa
"este sapo es de otro pozo"
abrazo+beso dear Virgin

Mónica Angelino dijo...

Juan ese niño, sin duda.

Besossss

Virginia Edit Perrone. dijo...

Mario, gracias por tus palabras que son siempre abrazos siempre, así en capicúa amical y generosa.

Y aquí, en este Lar que sostengo con mi riego breve, y cuando ocurre, sin mensura de tiempos, dejo mi felicitación para vos, por la parte de tu Obra que será traducida y Editada en reedición, si no me equivoco.

Mi abrazo de barda par vos.
Y los queridos Pasajeros del Trazo quedan invitados a visitar tu Sitio.

Virginia.

Virginia Edit Perrone. dijo...

Querido Edu, Mendoza, Mendoza toda en ese juego de rayuelas y camalotes, de orillas y de agüitas en flor, que más darían mis Trazos que navegar tantas aguas y orillas.

Y acá jamás serás de otro pozo.
Precioso tu juego de imágenes.
Gracias por tu visita y tus juegos Palabreantes.

Besos.

Virginia.

Virginia Edit Perrone. dijo...

Moni, verdad que así es Juan. Un niño por su verbo puro, descalzo. Por la desnudez que se hace daga dulce. Juan Descalzo, Juan tan Bíblico, tan Poeta.

Para los queridos Pasajeros del Trazo es bueno decir que ese Juan es Juan Disante y que vale visitar sus Sitios.

Moni,
besotes para vos.
Virignia.

Juan Disante dijo...

En un ir ventrílocuo
vuelvo haciendo caracoles
con un niño apretando mi índice,
azuzando mi vacante.
Vieja eternidad
que exalta mi andaniño
y me empuja en cada pliegue
por la vuelta,
yendo.

Justamente Juan

Juan Disante dijo...

Perdón. Vuelvo. Cuando releí lo escrito con apuro, me convencí que falta un verso esencial, sin el cual el deseo original del calostro queda fuera.
............................

En un ir ventrílocuo
vuelvo haciendo caracoles
con un niño apretando mi índice,
azuzando mi vacante.
Vieja eternidad
que exalta mi andaniño,
desanuda mi sed de mamas
y me empuja en cada pliegue
por la vuelta,
yendo.

Insistentemente, Juan

Virginia Edit Perrone. dijo...

Juan, tan justamente Poeta entre tantos Juanes, este obsequio de tu Letra acá, con todo tu andaniño y ese ventrílocuo que nos habla y lo dejamos siempre.
Gracias por esta generosidad tuya, que conozco en esa profusa "Verbosa Mudez" de nuestras conversaciones entre Bitácoras.
Mi respeto siempre al Poeta, al Ser que sos, si no son lo mismo.

Te abrazo.