Textos desde 2007 a la actualidad.

22 abril, 2015

Él volaba adonde yo volaba
y era su ala sin talones.
Podía quedarme sola, sí
y el café…
y las mañanas…
pero los cuerpos ya no
harán el milagro.

A Vicente.

No hay comentarios: